2 min. de lectura

La decisión de llevar a un adolescente al psicólogo puede ser tomada tanto por los padres como por el propio adolescente, dependiendo de la situación y la capacidad del adolescente para tomar decisiones informadas sobre su propia salud mental.

 Si el adolescente desea buscar ayuda por sí mismo y tiene la capacidad para hacerlo, es recomendable apoyarlo en su decisión y buscar un profesional de la salud mental adecuado que pueda brindarle la atención necesaria.

En algunos casos, un adolescente puede sentirse más cómodo hablando sobre temas personales o sensibles con un psicólogo sin la presencia de sus padres. Puede haber preocupaciones sobre la privacidad o temores de ser juzgado por su entorno familiar. En tales casos, permitir que el adolescente busque ayuda psicológica por sí mismo puede ser beneficioso para su bienestar.

Paula Montilla dando terapia adolescente

Situaciones a considerar para buscar ayuda de un profesional para un adolescente

  • Cambios drásticos en el comportamiento: si notas cambios significativos en el comportamiento de un adolescente, como aislamiento social, cambios en los patrones de sueño o alimentación, irritabilidad extrema, pérdida de interés en actividades que antes disfrutaban, puede ser un indicio de problemas de salud mental.
  • Dificultades académicas o de rendimiento: si el adolescente está teniendo dificultades persistentes en el instituto, a pesar de los esfuerzos y la ayuda adicional, podría ser útil buscar el apoyo de un psicólogo para evaluar si hay factores emocionales o de aprendizaje subyacentes.
  • Problemas de relación: si el adolescente está experimentando problemas significativos en las relaciones con amigos, compañeros de clase, miembros de la familia o parejas, un psicólogo puede ayudar a desarrollar habilidades de comunicación y resolución de conflictos.
  • Cambios emocionales intensos: si el adolescente muestra cambios emocionales intensos, como períodos prolongados de tristeza, ansiedad, ira o comportamiento impulsivo, podría ser beneficioso buscar el apoyo de un profesional.
  • Traumas o eventos estresantes: si el adolescente ha experimentado un trauma, como abuso, pérdida de un ser querido, divorcio o violencia, un psicólogo puede ayudar en el proceso de recuperación emocional.

Terapia con el adolescente y su privacidad

Los adolescentes tienen derecho a la privacidad y la confidencialidad en sus interacciones con un psicólogo, al igual que los adultos. Esto significa que pueden buscar ayuda por sí mismos y mantener la confidencialidad de las sesiones, a menos que exista un riesgo inmediato para su seguridad o la de otros. En estos casos de riesgo, si se informaría a los padres del menor.

Fuentes

Junta de Andalucía – Salud Mental

Paula Montilla – Psicóloga Adolescente

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *